28 sept. 2011

El Orgullo

Hola amigos y amigas.

Bueno, hoy me gustaría hablar hablaros sobre el orgullo, que puede ser un problema en incontables ocasiones.

Antes de meterme de lleno... Dar las gracias a Jenny-chan, que este tema surgió gracias a ella y, como dice un refrán... Es de bien nacidos ser agradecido, así que... Gracias Jenny-chan.

También decir que voy a hablar bajo mi punto de vista y mi propia experiencia. Tampoco pretendo dar lecciones de moralidad ni nada de eso. Cada cual sabe lo que tiene que hacer.

Bueno, el diccionario da estas 3 acepciones del orgullo.

1ª Autoestima. Ejemplo: Al hacer eso heriste su orgullo.
2ª Exceso de estimación propia, arrogancia.
3ª Satisfacción personal que se experimenta por algo propio o relativo a uno mismo y que se considera valioso.

Me gustaría hablaros de la 2ª acepción en primer lugar.
Bueno, ¿quién no ha errado por tener demasiado orgullo? Yo sin ir más lejos lo hice, me arrepentí en su día, ya que el orgullo sólo es bueno en determinadas ocasiones, en otras debes dar tu brazo a torcer.
Seguro que, como yo, más gente ha tenido errores por esto, por múltiples causas. No hay que dejar que el orgullo nos ciegue. Es importante tener orgullo o amor propio (primera acepción, a mi modo de verlo) pero también es importante (tanto o más) saber cuando hay que aparcarlo, ya que si no somos capaces de saber eso... Gente que os pueda importar podría sentirse dolida, y pienso que si en algo valoráis a la otra persona, no os gustaría verla sufrir, ¿no?.

Creo que está bastante claro. Sobre las demás acepciones no hablaré, ya que no me interesan realmente, la acepción que realmente me importaba era de la que os he hablado.

Hoy me ha salido una actualización corta, pero me parece que es clara y concisa. Darle más vueltas sería repetirme innecesariamente.

Espero que os haya gustado y sobre todo os haya servido para reflexionar (un poco al menos).

Nos vemos en la próxima actualización, nos venom lml.

No hay comentarios:

Publicar un comentario